Colaboración

Colaborar es trabajar con el otro. Es ponerse a su lado para entender qué necesita y ofrecerle ayuda sin esperar a que se la pida. Y no es ayudar en lo que uno cree que debe ayudar, sino en lo que de verdad necesita la otra persona. La colaboración es más que una actividad y una actitud. Es crear un clima en el que lo natural es pedir y dar. No es un intercambio transaccional, ni es “te hago este favor para que luego tú me lo hagas a mí”. Así es como funciona la red de influencia de la Mafia. No. Colaborar es adelantarse a la petición y acercarse a los demás ofreciendo los recursos que tienes para que ellos los utilicen.

El respeto a la diversidad juega un papel importantísimo en la creación del clima de colaboración. No me refiero sólo a la raza, el sexo o la cultura; también se incluye la forma de pensar, los valores o la personalidad. Es más fácil crear un clima de colaboración con “los tuyos” que con “los otros”. Sin embargo, la colaboración auténtica debe ser neutra respecto a las afinidades personales.