Indicador o directivo

ESTILO INDICADOR O DIRECTIVO

 

El líder que ejerce el estilo indicador o directivo se reconoce porque, en todo momento, da indicaciones a su equipo sobre qué tiene que hacer y cómo tiene que hacerlo. Suele ser una persona exigente que predica con el ejemplo. A veces puede parecer obsesivo con hacer las cosas mejor y más deprisa y le pide lo mismo a todos los que le rodean. Señala inmediatamente a los que ofrecen peor rendimiento y les demanda más de sí mismos.

Para un líder indicador lo importante son los resultados y hará lo necesario para alcanzarlos. A corto plazo es bueno para alcanzar los objetivos, pero a largo plazo se produce un efecto de rechazo que tiene un impacto directo y negativo en la productividad del equipo. De hecho este estilo de liderazgo destruye el clima. Además, el líder indicador no suele  ocuparse del desarrollo de las personas de su equipo, lo que tiene un impacto muy negativo a largo plazo. Es frecuente que piense que no es su cometido dedicar tiempo a explicar a los demás como tienen que hacer las cosas. Al mismo tiempo, la gente dirigida por una persona con este perfil suele sentir que el líder no tiene confianza en ellos como para dejarles hacer el trabajo a su manera o tomar iniciativas. En este contexto la flexibilidad y la responsabilidad se evaporan.

Con frecuencia transmite su desaprobación de forma indirecta, a través del lenguaje corporal o de comentarios negativos. Cuando el líder no está presente, el grupo se siente sin dirección porque está acostumbrado a que “el jefe” les diga lo que tienen que hacer. En un régimen de este tipo tampoco hay compromiso, porque el equipo no tiene una idea de cómo encajan sus esfuerzos personales en los objetivos generales.

¿Cuándo funciona bien este estilo?

Este estilo funciona bien cuando se trata de un equipo que precisa indicaciones muy claras (cambio de tarea, nuevo contexto…) o en situaciones de crisis en las que quien lidera tiene muy claro como abordarla.

¿Cuándo no funciona bien este estilo?

Cuando este estilo se practica de forma continua con un equipo. Si la aplicación del estilo directivo se prolonga, desaparecen la iniciativa, el compromiso y la responsabilidad.