Detalles del estilo visionario

EL ESTILO VISIONARIO

Si eres entusiasta y vibrante, capaz de arrastrar a tu equipo hacia una visión ambiciosa y atractiva del futuro, tu estilo es el del líder visionario.

Lo que diferencia a este estilo de otros es el poder que tiene para arrastrar a las personas  hacia una visión, una meta o un objetivo. No es necesario que la visión sea especialmente innovadora. El líder visionario no tiene por qué ser una persona creativa, pero conseguirá que la visión sea seductora y estimulante a los ojos de los miembros de su equipo. Quienes rodean a un líder visionario se definen como seguidores, porque le siguen ciegamente hacia la visión. Un líder visionario atrae a los demás bajo la consigna «venid conmigo hacia la meta. Seguidme».

El líder visionario se ocupa de articular la visión de manera que sea estimulante y que enganche emocionalmente a los miembros de su equipo. Alguien con este estilo transforma un objetivo tan frío como «Incrementar las ventas en un 10%» en otro tan estimulante como «Gracias a vuestra contribución, vamos a hacer que este año superemos el récord del año pasado vendiendo nada menos que un 10% más. Nunca se había logrado y nosotros lo vamos a conseguir. Una vez más, haremos historia».

Las personas con este perfil dedican tiempo y esfuerzo a que el equipo conozca la visión y la comparta. Además, genera componentes emocionales incluso a partir de elementos racionales, concretos y observables.

Otra característica clave del líder visionario es que se ocupa de que cada uno de los miembros del equipo sepa qué es lo que se espera de él o  de ella. Esto aumenta la motivación para alcanzar la meta, pues se produce la integración de dos elementos clave en la definición de lo que es trabajo en equipo: compartir el objetivo y contribuir cada uno con su aportación específica. Esta forma de liderar consigue también que el compromiso del equipo con el objetivo y con las acciones diseñadas para alcanzarlo sea máximo. La gente que trabaja para líderes visionarios entiende muy bien qué es lo que importa y por qué.

Al enmarcar las tareas de los individuos dentro de una visión de mayor alcance, los líderes visionarios definen maneras de trabajar que giran en torno a esa visión. Cuando un líder con este estilo da feedback sobre el rendimiento, el criterio de mayor peso es cómo contribuye el equipo a cumplir la misión.

El estilo visionario es muy flexible. Un líder con este perfil deja muy claro el objetivo final y suele dar espacio a las personas de su equipo para que definan la manera de llegar a él. Un líder visionario da a su equipo libertad  para innovar, experimentar y asumir riesgos calculados.

¿Cuándo funciona bien este estilo?

Debido a su impacto positivo, el estilo visionario funciona bien en casi cualquier ámbito de actividad pero es particularmente eficaz cuando una organización necesita guía u orientación. Un líder visionario es capaz de trazar un nuevo rumbo y de ofrecerle a su equipo una visión fresca y renovadora a largo plazo. Es especialmente eficaz cuando las metas a alcanzar son muy ambiciosas y también es muy alta la ambición de los miembros del equipo para alcanzarlas y superarlas. También funciona bien si el equipo tiene costumbre de trabajar con autonomía.

¿Cuándo no funciona bien este estilo?

A pesar de lo potente que puede llegar a ser este estilo, no necesariamente funciona bien en cualquier situación. Es poco eficaz, por ejemplo, cuando el líder dirige a un equipo de expertos o iguales que tienen un mayor conocimiento o experiencia que él en una materia concreta. El equipo puede llegar a percibir a dicho líder con falta de solidez o alejado de la realidad. Además, existe el riesgo de que un líder visionario adopte un tono despótico que puede destruir el efecto igualitario que se puede producir dentro de un equipo de alto rendimiento. No obstante, a pesar de estas limitaciones, sería interesante que los líderes emplearan este estilo más a menudo. Quizás no consigan un resultado contundente a corto plazo, pero les ayudará, sin duda, a obtener resultados de largo alcance.