Conciencia sistémica

Tener conciencia sistémica es ser consciente de cómo funciona un sistema de relaciones, un grupo, un equipo o una comunidad. Las personas que dominan esta competencia son capaces de entender cómo funcionan los equipos y las reglas no escritas de la relación dentro de un grupo. Comprenden, por ejemplo, quiénes son las personas más influyentes, quién toma las decisiones, qué criterios sigue para decidir, quién puede objetar y bloquear un acuerdo, etc. 

No es una cualidad muy común y quienes la poseen saben desenvolverse con soltura dentro de un grupo social y su capacidad de influencia se multiplica porque maneja las relaciones con eficacia. Las personas que han desarrollado esta cualidad al máximo, no sólo conocen el funcionamiento de un conjunto humano, también comprenden los valores que son importantes para las personas. Así resulta mucho más fácil actuar con eficacia.