Autovaloración

CONOZCO MIS FORTALEZAS Y DEBILIDADES Y PUEDO DISEÑAR PLANES PARA MEJORAR

En general, tendemos a ir a los extremos a la hora de valorarnos: nos sobrevaloramos en algunas cosas y nos infravaloramos en otras. Si hacemos la petición en un auditorio lleno: “que levante la mano quien se considere mejor conductor que la media”, nos encontraremos con una situación estadísticamente imposible pues más de la mitad de las personas levantarán la mano. Eso quiere decir que, por lo general somos más bien optimistas respecto a nuestras capacidades, salvo el amplio colectivo de perfeccionistas, que tiende a infravalorarse en la mayoría de las cosas que hacen.

Para poder crecer como profesional y como persona es esencial conocerse bien. No hablo solo de la personalidad, me refiero a las competencias y capacidades, a lo que hago bien o podría mejorar y, por cierto, a lo que me genera más energía y motivación y a lo que me la quita.

¿Cómo se comportan las personas que dominan esta cualidad?

Conocen sus fortalezas y debilidades.
Tienen interés por crecer profesional y personalmente.
Diseñan planes para mejorar su rendimiento.
Aceptan opiniones constructivas  que les ayuden a corregir lo que hacen.

Si pulsas en los enlaces podrás aprender algunos trucos para practicar estos comportamientos