Foco en los resultados

Para algunos esta podría ser la cualidad primordial, y casi la única, que debe tener quien lidera. Estar al frente de un equipo, de una comunidad o de una nación requiere tener clara una meta y conseguir que otras personas te acompañen para alcanzarla. Pero muchos confunden el foco en los resultados con la acción de mandar. No se trata de conseguir que los demás hagan lo que dice el líder. Se trata de compartir una visión ambiciosa, diseñar planes para alcanzarla y ponerlos en marcha.Un liderazgo que no pone foco en la acción y sus resultados termina convirtiéndose en un estupendo club social: un lugar en el que la gente va a pasar el rato sin sacar nada en claro.

Esta cualidad no es exclusiva del ámbito empresarial. No se concibe un equipo si no tiene una meta ambiciosa y clara que alcanzar. Da igual si se trata de ganar la medalla de oro, obtener la mayor cuota de mercado o reducir la tasa de mortalidad en un equipo quirúrgico, siempre hay que tener un objetivo claro. Por cierto, no hay nada que una más a un colectivo que saberse parte del éxito.